¿Cómo manipular una colección numismática?

Cuando se desea manipular una colección numismática se deben tomar en cuenta una serie de determinadas precauciones, puesto que cada una de sus piezas ostenta un valor que se debe cuidar al máximo. Hay personas que consideran que las monedas no requieren de un cuidado extremo, lo que les puede llevar a incurrir en equivocaciones con consecuencias graves e irreversibles. Por supuesto que las piezas de una colección numismática deben ser tratadas con suma cautela, procurando sostener la condición del metal con el que están hechas y el valor que contiene y expresa.

¿Qué se necesita para manejar y cuidar estas piezas?

Para manejar y cuidar correctamente las piezas, hay que tener a mano un conjunto de objetos y utensilios que son útiles para este propósito. Uno de ellos es un tapete ya sea de fieltro o de un material que sea suave, en el que se sitúen las monedas cuando se estén manipulando. También, es bueno emplear a una bandeja o álbum para dejar guardadas las monedas y protegerlas, así como pinzas con gomas en sus extremos para extraer la pieza del álbum en donde estén guardadas y un par de lupas con aumentos distintos, teniendo una con 10 aumentos para visualizar la moneda en su totalidad y otra de hasta 20 aumentos para fijar los detalles.

Además, hay que usar sobres pequeños de plástico o de papel, ya sea para transportar o para almacenar las piezas que están repetidas en un cajón o armario concebido para esto, un cuaderno para anotar lo que ha costado la pieza, la empresa o persona a la que se compró o en su defecto, si se recibió por un intercambio o un regalo, así como su estado de conservación, lo rara que puede ser, entre otro tipo de información.

¿Cuál es la manera adecuada para manejar la colección numismática?

Para manejar la colección de manera adecuada, hay que habituarse a ciertas normas que nos ayude a cuidar cada una de las monedas almacenadas. En tal sentido no se pueden sobrecargar las hojas de los archivadores, ya que de lo contrario las monedas pueden romperse sobre todo si en las hojas hay un peso considerable porque al pasarlas las hojas se pueden golpear las piezas. Incluso, las monedas se pueden perder o extraviar en caso que la posición del álbum se invierta, ya que se saldrían de la posición en la que están almacenadas.

Cuando se saquen las monedas del lugar donde están, lo primero que se debe hacer es colocar sobre la mesa, el tapete ya sea de fieltro o de otro elemento suave y blando, evitando que las piezas queden sobre una superficie dura, dado que, por ejemplo, la caída de una moneda acuñada en plata sobre el suelo o una mesa de superficie rígida, puede acarrear consecuencias muy desfavorables para el coleccionista.

En el momento de sacar la pieza y manipularla, se tienen que usar pinzas con trozos de goma en sus extremos. Esto ayudará a que nos e deforme el álbum y a no tocar directamente la moneda. En caso que no se disponga de las pinzas, las monedas se deben tomar por el canto, preferiblemente con el uso de guantes e impedir que la pieza se ponga en contacto con un material u objeto que la raye. En fin, la precaución debe estar por encima de todo.

Última actualización: 22/09/2020 10:13

Hay que limpiar las monedas periódicamente

Previo a cualquier proceso de limpieza de las piezas pertenecientes a una colección numismática, es pertiente asegurarse que las monedas no tendrán daño alguno, porque de lo contrario podrán dañarse y perder valor desde el punto de vista numismático. Su limpieza periódica permitirá observar la pieza con mayor facilidad y claridad. Entonces, teniendo la conciencia que la moneda a manejar no se dañará, se puede proceder a limpiarla, para lo que se usarán un poco de jabón neutro y agua.

Pasos para limpiar una moneda efectivamente

A.- Se debe introducir la pieza o moneda a limpiar dentro de un chorro de agua templada, tratando de despojarla de la tierra o el polvo en caso que estos se encuentren presentes.

B.- Posteriormente, usando los dedos, se puede aplicar suavemente algo de jabón neutro por sus dos caras.

C.- Al final, se debe quitar el jabón de la moneda con agua templada y secarla con una toalla suave y seca. Si después de limpiar una moneda, esta mantiene su aspecto sucio, lo mejor es no insistir y dejarla como está, ya que se puede producir un daño peor.

D.- En el caso de una moneda de bronce o de cobre, puede ser limpiada con aceite de oliva, dejándolas secar correctamente para que se vean brillantes.

cómo cuidar una colección de monedas

Contraindicaciones al momento de limpiar una moneda

No se recomienda usar un cepillo por muy blandas que sean sus cerdas, aunque eventualmente se pueden frotar con un cepillo con cerdas de fibra de vidrio, para sacarles la suciedad sobre todo en las piezas que recientemente se desenterraron.

Si las monedas que tiene en su colección cuentan con una pátina, independientemente que esta sea negra o verde, no les conviene tocarlas de ninguna manera. Únicamente se debe usar un cepillo de pelo de caballo con el que se pueda resaltar el brillo de la pátina. En caso que luego de limpiar la pieza, se observe la presencia de cualquier mancha que no sea derivada del óxido, se puede frotar superficialmente y con el debido cuidado empleando una goma para borrar.

Bajo ningún concepto debemos hacer la limpieza de las monedas que se tengan en una colección numismática, con cualquier producto químico que puedas ver disponible en el mercado, bien sea polvo, algún líquido como alcohol y algodón.

En cuanto a las monedas de oro, estas no requieren de cuidados importantes, pero las de hierro, cobre, bronce y plata, pueden ser sensibles a la humedad y los agentes corrosivos. Por eso no se deben limpiar con sustancias que generen algún brillo.

¿Cómo conservar la colección de manera pasiva?

La colección numismática no debe quedar expuesta a circunstancias o sustancias que acentúen su deterioro por deformación u oxidación, mientras que el sitio donde permanezca la colección debe tener una temperatura y humedad que sea constante. Esto implica que la colección se debe revisar de forma periódica, por si un proceso de oxidación y deterioro se ha iniciado de manera imprevista y así se pueda reaccionar a tiempo.

Deja un comentario