Numismática romana

La numismática de monedas romanas nos traslada decenas de siglos en el pasado a una época donde los emperadores, imperios, batallas y guerreros eran los protagonistas. Esto se debe a que las monedas romanas representan diversos personajes importantes, así como eventos históricos de este gran imperio que dominó gran parte del mundo conocido.

Las monedas romanas son, entre todas las monedas antiguas, las favoritas de muchos coleccionistas, esto se debe a su belleza y a su indudable riqueza histórica. Si quieres conocer cuáles son las mejores monedas para iniciarte en su colección y algunos consejos sobre el tema, no te pierdas este artículo. Abarcaremos todo tipo de información valiosa que debes conocer.

Por cierto, aquí puedes leer más información sobre numismática en otras culturas.

¿Cuáles eran las monedas utilizadas en el imperio romano?

Como con cualquier colección numismática es necesario conocer la historia detrás de las monedas que pretendemos coleccionar La moneda romana durante la Republica y la mitad occidental del imperio estuvo conformada por el áureo, el denario, el sestercio, dupondio y el as de cobre. Estas monedas fueron utilizadas desde el siglo III a. C. hasta mediados del siglo III d. C.

Los intercambios comerciales solían ser pagados en bueyes y ovejas, esto hasta que apareció la primera moneda, conocida como libra de cobre, con el paso del tiempo vinieron los denarios y sestercios, monedas elaboradas en plata.

En los comercios se prefería el uso del áureo, una moneda de oro. Por supuesto, existía una relación de valor entre el oro y la plata fijado por la ley. A pesar de la preferencia del oro, la moneda de plata era la más empleada. Durante la segunda guerra púnica pasó de pesar 1/72 a 1/84 de libra y esto se mantuvo durante tres siglos. Las monedas de cobre eran utilizadas para completar fracciones y desaparecieron de los grandes mercados, por esta razón dejaron de acuñarse los ases.

Las monedas de plata se descomponían de esta forma:

  • El as grave (diez onzas).
  • El medio as (semis).
  • El tercio de as (trien, de cuatro onzas).
  • El cuarto de as (cuadran, de tres onzas).
  • El sexto de as (sextan, de dos onzas).
  • La onza.

El sexto de as y la onza desaparecieron de circulación.

Valor nominal de las monedas romanas

El Estado hacía circular monedas de cobre bañadas en plata que debían de ser aceptadas por su valor nominal y no por su contenido en metales preciosos, además, quien las recibía no sabía si la moneda era de plata o cobre. El Estado romano realizó grandes tiradas de estas monedas con el objetivo de pagar deudas y realizar inversiones lo que provocó una crisis económica y el retiro de grandes cantidades de estas monedas.

A partir de 269 a. C. Roma acuñó monedas de plata conocidas como denarios, que equivalían a 10 ases y a ¾ de libra de cobre y sestercios, que equivalían a 1/4 de denario y a 2,5 ases. Siglos después se acuñaron monedas de bronce para el pueblo y el ejército. Para aquella época, una persona con fortuna podía tener unos 70 talentos, que equivalían a 420.000 denarios o 1.680.000 sestercios.

Las monedas romanas tenían valores específicos establecidos por la ley sin importar su contenido en metal precioso. El valor de una moneda solía ser más alto que el del metal que contenía.

Las provincias en Roma y los pueblos pequeños no podían permitirse el manejo de monedas de gran denominación, por lo que solían acuñar sus propias monedas de bronce. Esta práctica ilegal era permitida por el Estado, pues mantenía en movimiento la economía y les permitía concentrarse en la acuñación de sus monedas.

¿Cómo comenzar una colección de monedas romanas?

¿Piensas iniciar tu propia colección de monedas romanas? No te pierdas los siguientes consejos, mismos que puedes aplicar a cualquier colección de monedas antiguas. Ten presente que coleccionar este tipo de monedas reviste un mayor nivel de dificultad que coleccionar monedas de tu propio país o de períodos históricos más cercanos a la época actual.

Compra en tiendas especializadas

Mientras que una peseta o monedas similares pueden ser compradas a numismáticos, las monedas romanas antiguas deben ser compradas en tiendas especializadas o a personas de intachable honradez.

Este tipo de monedas antiguas requieren de grandes conocimientos de historia y mucha habilidad para diferenciar un tesoro de una imitación. Si quieres estar seguro de tu inversión, compra en negocios especializados o adquiérelas en subastas.

¿Necesito mucho dinero para mi colección de monedas romanas?

Desde el mismo Renacimiento, coleccionar monedas griegas y romanas era un pasatiempo de personas ricas. Esta creencia es vigente aún hoy, pues algunas monedas requieren grandes inversiones para ser adquiridas.

A pesar de esto, existen muchas piezas hermosas y de gran valor numismático e histórico que pertenecen a épocas y culturas diferentes y que puedes comprar a partir de 30 euros. Esto quiere decir que existen muchas monedas que pueden encontrarse al alcance de tu presupuesto y con las cuales puedes empezar o hacer crecer tu colección de monedas romanas.

Otro gran detalle es que estas monedas antiguas no solo son accesibles, sino que puedes venderlas con facilidad. Es decir, puedes recuperar la inversión que has realizado en tu colección e incluso obtener ganancia de ser necesario.

Compra libros

Antes de empezar tu colección de monedas romanas lo primero que debes hacer es investigar la historia de Roma y luego, dedicarte al estudio de sus diferentes monedas, así contarás con una extensa base que te permitirá comprar tus monedas con seguridad y conocer la historia detrás de cada una.

Inicia con monedas de bajo valor

Una vez que has leído varios libros básicos lo mejor para iniciar es comenzar por comprar monedas de bajo valor para dar forma a tu primera colección de monedas romanas, este será tu punto de partida para reunir más conocimiento y experiencia. De esta forma, podrás avanzar a ejemplares más valiosos con total seguridad.

Una buena opción para empezar son las monedas del Bajo Imperio Romano, por ejemplo, el “vellón” del Bajo Imperio Romano es un gran punto de partida para un coleccionista principiante. Es una moneda antigua romana muy económica porque se acuñaron millones y es posible conseguirlas en muy buen estado. Además, son monedas de interés histórico, pues fueron utilizadas por el Estado tomando hasta su caída a finales del siglo V.

Vocabulario numismático

En la numismático, como cualquier pasatiempo especializado, cuenta con una semántica propia que es necesario manejar para construir una buena colección:

Valor intrínseco: es el valor real numismático de la moneda. Incluye su valor histórico, lo que pagaste por ella, año y ceca, rareza, estado de conservación y belleza.

Inscripción: es el dibujo tridimensional en el campo de la moneda.

Monedas conmemorativas o de conmemoración: son monedas acuñadas para honrar eventos, instituciones o personas.

Reverso: es la otra cara de la moneda.

Moneda de cuño: son monedas emitidas en una acuñación determinada.

Campo numismático: es la superficie que agrupa las leyendas del contorno de la moneda hasta su centro.

Gráfila: es la orla de las monedas y medallas. Puede ir unida al listel del borde y pueden ser estrías, putos, hojas y rayas. Su función es proteger la moneda del desgaste, limado o recorte.

Borde o canto: es el borde exterior lateral. También se le conoce como tercera cara de la moneda.

Ceca: es la casa de moneda o empresa que ha acuñado la moneda.

Acuñación: es el proceso de fabricación de las monedas.

Monedas sin circulación: monedas circulantes que nunca lo han hecho.

Anverso: es la cara o lado principal de la moneda.

Monedas en circulación / circulantes: han circulado en el comercio con normalidad.

Prueba de acuñación: son las primeras pruebas realizadas a una acuñación. Son monedas de elevada calidad y que tienen una gran demandan entre coleccionistas.

Campo epigráfico: es la superficie plana en la que se graba la inscripción.

Valor nominal: se refiere al valor acuñado en la moneda.

Kit básico del coleccionista

Aunque no necesitas una gran inversión en accesorios, sí que necesitarás algunos para mantener tus monedas en perfecto estado y estudiar aquellas que planeas comprar:

  • Un imán. Acércalo con cuidado o cubierto de una venda para evitar rayar la moneda.
  • Álbumes para organizar tus monedas.
  • Una regla o pie de rey para medir diámetros.
  • Hojas, cartones o capsulas para almacenar tus monedas alejadas del ambiente, la humedad y el polvo.
  • Un cuaderno, fichas, una app, cualquier medio que te permite llevar un registro o control de tu colección.
  • Guantes de algodón para manipular las monedas.
  • Una lupa de 7 aumentos.

Conserva y cuida tus monedas

Este es el punto más importante, recuerda que del estado de conservación de las monedas depende su valor. Si quieres proteger tus monedas y que conserven su valor o lo incrementen con el paso del tiempo debes encontrarte en la capacidad de seguir estos pasos:

  • No las toques con manos desnudas, solo con guantes de algodón. La grasa de la piel daña las monedas.
  • No utilices guantes de plástico o látex, estos contienen lubricantes y productos en su exterior que pueden dañar las monedas.
  • Manipula las monedas sujetándolas por los bordes y siempre con el índice y el pulgar. El campo de la moneda no debe ser manipulado.
  • Para evitar daños por posibles caídas cubre el suelo y la superficie del escritorio con una toalla gruesa.
  • No hables sobre las monedas, si es posible utiliza una mascarilla. La saliva puede dañar la superficie de las monedas.
  • Almacénalas con cuidado, puedes hacerlo en fundas o sobres de papel libres de ácidos, en carpetas, tubos o álbumes. Si tienes monedas muy valiosas almacénalas en capsulas selladas de plástico duro.
  • Inclúyelas en el seguro de hogar o de robo.

Ten cuidado con las monedas falsas

La única manera de prevenir un engaño con monedas falsas es conocer a la perfección las monedas que coleccionas. Para hacerlo debes verlas frente a frente, en catálogos y en páginas web. Para hacerlo puedes asistir a convenciones numismáticas, tiendas y otros establecimientos o exposiciones especializadas.

Si esto no es posible, siempre puedes realizar una comprobación de la moneda evaluando su peso teórico, diámetro, composición del metal, grabadores y comprobación de fechas.

Otra opción es consultar catálogos y libros disponibles sobre monedas falsas.

Presupuesto

Plantéate la cantidad de dinero anual o mensual que planeas destinar para tu colección. Si eres un principiante busca monedas de bajo costo, esto te permitirá mantener el interés en tu colección más que si solo compras dos o una moneda costosa al año.

Profundidad vs calidad

Decide con antelación si quieres una colección profunda o con gran cantidad de piezas de baja calidad o buscar una colección de calidad, es decir, con pocas piezas, pero de una muy buena calidad y mucho más costosas.

Monedas escasas vs populares

Otro detalle a tener en cuenta a la hora de iniciar tu colección de monedas romanas es elegir entre monedas populares y escasas. Es decir, monedas fáciles de encontrar en tiendas, subastas y tiendas online o aquellas que solo puedes encontrar en ocasiones específicas.

¿Qué es el código RIC de una moneda romana?

La numismática tiene muchos términos especializados, en el caso de las colecciones de monedas romanas existe un término conocido como código RIC (acrónimo de Roman Imperial Coinage).

El código RIC de una moneda romana es un número que pertenece a un sistema de clasificación utilizado en los volúmenes de un catálogo de monedas imperiales de 15 tomos conocido como Roman Imperial Coinage, elaborado desde el año 1924 hasta el año 1994 y que abarca las monedas utilizadas desde la época de la batalla de Accio en el año 31 d.C. hasta el año 491.

Este catálogo ha sido elaborado por varios autores y es publicado por la casa británica Spink & Sons. Esta colección tardó 71 años en terminar de ser publicada y es que es una obra gigantesca, cada tomo cuenta con 300 o 500 páginas. Cada libro cuenta con fotos y descripciones de las monedas, historias, políticas monetarias de cada emperador y te brinda un contexto de cada moneda.

Lamentablemente no existe una traducción en español, por lo que debes utilizar la enciclopedia en inglés.

En el año 2007 Spink revisó, actualizó y reeditó todos los volúmenes y aunque el ritmo de publicación de esta nueva edición es lento. Hasta ahora solo han publicado 5 de los 15 tomos y ten presente que el segundo tomo ha sido dividido en tres y la parte dos aún no ha llegado a ser publicada. Las ediciones anteriores al 2007 han sido descatalogadas, pero puedes encontrarlas en tiendas de segunda mano, en subastas y en internet.

Lista de los 15 tomos del RIC

Los tomos de RIC tratan cada una de las diferentes épocas de la República y el Imperio Romano:

VolumenPeriodo
IDe Augusto (31 dC) a Vitelio (69 dC)
II, Parte 1De Vespasiano (69) a Domiciano (96)
II, Parte 2De Nerva (96) a Trajano (117)
II, Parte 3Adriano (117-138)
IIIDe Antonino Pío (117) a Cómodo (192)
IV, Parte 1De Pertinax (193) a Geta (212)
IV, Parte 2De Macrino (217) a Pupieno (238)
IV, Parte 3De Gordiano III (238) a Uranio(254)
V, Parte 1De Valeriano (253) a Floriano (276)
V, Parte 2De Probo (276) a Maximiano (310)
VIDe la Reforma de Diocleciano (294) a Maximino II (313)
VIIDe Constantino I (313) a Licinio (337)
VIIILa Familia de Constantino I (337-364)
XIDe Valentiniano I (364) a Teodosio (395)
XEl Imperio Dividido. Imperio Romano de Occidente: De Honorio (394) a Rómulo Augusto (476). Imperio Romano de Oriente: De Arcadio (395) a Zenón (491)

Ejemplos de códigos RIC

Este es un Quinario de Augusto, una moneda romana acuñada entre los años 23 y 25 en la ceca de Emerita, actual Mérida (España). Es la primera moneda del catálogo, por ende, su código RIC es RIC I 1a. La letra “a” nos indica que existe una variante. Si buscamos un poco más, encontramos la variante RIC I 1b donde aparece Augusto mirando hacia la izquierda.

Este es un Áureo de Diocleciano, acuñado en el año 291 en Cícico. En el RIC esta moneda es la 285 en el Volumen V, Parte 2, por lo tanto su código RIC es RIC 5b 285.

Este es un Doble Sestercio de Trajano Decio, acuñado en Roma entre los años 249 y 251. Su códico RIC es 4c 155a lo que quiere decir que aparece en el volumen IV parte tres y que tiene una variante.

Tipos de monedas romanas

Cuando vas a coleccionar monedas de la época romana debes ser consciente que existen dos periodos históricos que te permitirán clasificarlas a la hora de empezar tu colección: la República romana y el Imperio Romano. Puedes crear colecciones de ambas por separado, de una o mezclarlas si así lo deseas.

Si quieres concentrarte en un período, el siguiente paso es elegir el valor, esto dependerá de tu habilidad y presupuesto. En ambos periodos existen monedas fabricadas en diferentes metales: bronce, cobre, plata como los denarios y de oro, como los ases y los áureos. Puedes elegir el material que desees, o bien, puedes decantarte por coleccionar según los lugares de acuñación o cecas, estas suelen ser monedas romanas provinciales.

Los tipos de monedas más importantes son:

Las AEs o AE o As romanas: son monedas del Bajo Imperio Romano. Suelen ser de cobre o bronce y su denominación: AE 1, AE 2, AE 3 y AE 4 define sus tamaños.

Assarion o assaria: eran piezas de bronce empleadas en las provincias de Tracia y Moesia Inferior. Contaban con leyendas griegas.

Antoniano: es mayor que el denario. Las efigies de los emperadores aparecen decoradas con una corona radiada y las emperatrices cuentan con un busto sobre media luna. Era conocido como doble denario, y sustituyó a esta moneda. Sin embargo, perdió la pureza de su plata, su peso y su tamaño hasta ser de vellón, luego de bronce y al final, pasó a ser de cobre.

Aureliano: eran conocidas como antonianos plateados.

Denario aureo, aureus, aurei: fueron acuñadas desde Sila y desde Julio César. Era equivalente a 25 denarios de plata, 100 sestercios, 200 dupondios, 400 ases o 1.600 cuadrantes.

Calco: se denomina así a cualquier moneda de bronce no romana, por lo general eran griegas o de otras culturas.

Binio: eran monedas de oro que equivalía a dos áureos. Fueron acuñadas tras Valeriano.

Denario ibérico: eran monedas acuñadas en la Hispania Citerior por los íberos y celtas durante la dominación Romana.

Centenional o centenionalis: eran pequeñas piezas de bronce con una diminuta proporción de plata. Equivalía a 100 denarios y fue acuñada en tiempos de Constantino.

¿Cómo identificar monedas del Imperio romano por su reverso?

El código RIC no es la única forma que tenemos para identificar monedas del imperio romano. Por ejemplo, puedes hacerlo con el reverso, en él se encuentran inscripciones en latín y figuras que nos ayudarán a identificar la moneda. Las figuras más comunes a buscar son:

  • Deidades.
  • Emperadores.
  • Victoria en diferentes representaciones.

¿Qué significa SC en las monedas romanas?

Muchas monedas incluyen las siglas SC. Esto quiere decir «Senatus Consulto», esto indica la legalidad de la acuñación por ser aprobada su fabricación. Sin embargo, algunas monedas no cuentan con estas siglas, esto no quiere decir que sea fraudulenta o no apta para circulación, por esa razón debes investigar bien a la hora de comprar una moneda.

¿Cuánto vale una moneda del Imperio Romano?

Los precios de las monedas del imperio romano varían según el ejemplar y su estado de conservación. Por ejemplo, las monedas de oro son las más costosas de todas debido al material con las que están fabricadas.

Por suerte existen ejemplares que puedes conseguir por pocos euros, sin embargo, estos modelos en buenos estados de conservación suelen presentarse en rangos de precios que van de 100 a 1000 euros.

También existen monedas que pueden valer miles o decenas de miles de euros, en especial algunos áureos, denarios o sestercios.

¿Cuál es la moneda romana más cara?

Las monedas romanas muy caras están fuera del alcance de muchos coleccionistas. De las monedas más caras, el sestercio de Adriano, es la más costosa, llegó a ser subastada por 1.648.805 $.

Monedas romanas interesantes para coleccionar e invertir

Estas son las monedas romanas más interesantes que puedes coleccionar. No te preocupes por su valor, siempre puedes comprarlas a precio reducido por su estado de conservación:

MonedaMaterialesPeríodoValor equivalenciaPesos
SestercioPlata, bronce y latónRepública e Imperio (Hasta aprox. 260 d.C.)¼ de Denario1,13g 54,5g 27,2g
DenarioPlataRepública e Imperio (Hasta aprox. 360 d.C.)Denario4,54g 3,9g 3,4g 2,36g 1,7g
AntoninianoDesde 50% hasta 5% de Plata  Imperio (Desde el 215 d.C hasta el 305 d.C.)2 denarios1,6 veces el peso del denario.
ÁureoOroRepública e Imperio (Hasta el S. IV d.C.)25 Denarios8g 7,1g 6,4g
SólidoOroImperio desde el S. IV d.C. e Imp. Bizantino25 Denarios4,5g

Sestercios

Los sestercios son las monedas romanas de plata más coleccionables de todas:

Los Sestercios fueron monedas fabricadas en plata durante la Republica y pesaban poco más de un gramo de plata. Con la llegada del Imperio fueron acuñadas en bronce y luego en latón. El tamaño de los sestercios en el Imperio las convierte en monedas muy valiosas para los coleccionistas debido a su bajo precio y a sus detalles, ya que nos permitían ver una gran representación del busto de los emperadores.

¿Qué precio tiene un sestercio?

El precio de este tipo de monedas romanas puede rozar los 100 € y algunas en calidad XF puede alcanzar los 300€. Si se tienen ejemplares raros de gran calidad podemos llegar a encontrar precios de miles y millones de dólares. A continuación, puedes apreciar el precio de algunos sestercios:

EmperadorRICGraduaciónPrecio
Augusto68XF401500€
Filipo II267VF30140$
Gordiano III277XF40120$
Marco Aurelio861VF35450$

Denarios

El denario es la moneda favorita entre los coleccionistas de monedas romanas y es que el denario fue el centro de la economía de Roma hasta que fue sustituida por el Antoniniano o doble denario.

Es una moneda de plata no muy grande, es fácil de vender y es seguro hacer una inversión en versiones con elevados niveles de conservación. Durante la República el denario contenía divinidades, durante el Imperio representaba a los emperadores que autorizaban su acuñación.

¿Qué precio tiene un denario?

Los precios de los denarios pueden variar. Ejemplares muy bien conservados pueden valer hasta 100 $ mientras que otros pueden valer cientos de miles de dólares. Un ejemplo es el denario de los Idus de Marzo, una edición que conmemoraba el asesinato de Julio César.

Estos son algunos ejemplos de precios de denarios imperiales junto a sus números RIC:

EmperadorRICGraduaciónPrecio
Adriano257XF40250$
Caracalla266AU50100$
Heliogabalo140XF4060$
Octavio Augusto86aXF1000$

Antoniniano o doble denario

Se desconoce su nombre verdadero, pero gracias a su nombre se conoce su valor. Es una gran opción para coleccionar y cuenta con diseños muy similares al denario.

¿Qué precio tiene un Antoniniano?

Un doble denario o Antoniniano puede valer unas cuantas decenas de dólares y algunos ejemplares bien conservados no superen los 200 $ así que es una buena opción para inversiones medias. Si quieres realizar una gran inversión, puedes considerar los Antoninianos de Patatianus, cuyo precio supera los miles de dólares.

Estos son los precios y números RIC de algunos Antoninianos:

EmperadorRICGraduaciónPrecio
Caracalla283BXF40650$
Herennio Etrusco138XF40150$
Probus223XF70$
Trajano Decio28BAU5560$

Áureo

monedas romanas - áureo

Es de las monedas más apreciadas por coleccionistas. Tiene un tamaño y un diseño similar a un denario y es una inversión segura debido a que conserva su valor tanto histórico como en oro.

¿Qué precio tiene un áureo?

Esta moneda es realmente costosa, muy pocas veces encontrarás un Áureo por debajo de los 1000 $, de hecho, la mayoría tiene un valor de hasta 10000$ e incluso existen ejemplares que superan el medio millón de dólares, un ejemplo de esto es el áureo de Titus, tasado en 800000 $.

Si quieres hacerte una idea de los precios de algunos áureos y sus códigos RIC consulta la siguiente tabla:

EmperadorRICGraduaciónPrecio
SeptimiusSeverus181BXF/S83.566$
Nerón66XF6.034$
Marco Aurelio451AU505.963$
Diadumeniano115XF/S270.000$

Sólidos

Con el tiempo el Áureo fue sustituido por Constantino I, quien ordenó la emisión de los sólidos. Esta moneda también estaba elaborada en oro y es una excelente adición a tu colección porque fue utilizada hasta años después de la caída del Imperio Romano.

¿Qué precio tiene un sólido?

Esta es otra ventaja de los sólidos, es posible encontrar algunos ejemplares por un valor inferior a los 1000 $ e incluso puedes encontrar piezas por un valor de 300 $. Por supuesto, existen ejemplares más costosos, como el de Constantino I, que pueden valer hasta 759.584 $.

En la siguiente tabla puedes consultar los precios de algunos áureos y sus números RIC:

EmperadorRICGraduaciónPrecio
Honorio1206aAU50963$
León I605XF40463$
Teodosio II293AU50895$
ValensIX 1cVF302.084$

Esta es toda la información básica que debes de conocer si quieres empezar en la numismática de monedas romanas. Por supuesto, siempre puedes ampliar tus conocimientos con libros o bien, consultado los tomos de la Roman Imperial Coinage. Coleccionar este tipo de monedas te permitirá ver el pasado con otros ojos y aprender sobre nuestra historia.

Hablar de la numismática cartaginesa, es aludir a las monedas que se usaron en Cartago, la antigua ciudad-estado de la

2 comentarios en «Numismática romana»

  1. Hola,
    Creo que hay un fallo cronológico al comienzo del texto «La numismática de monedas romanas nos traslada cientos de siglos en el pasado…» Imagino que quería decir «decenas de siglos».
    Un saludo.

    Responder
Deja un comentario