pesetas de curso legal para coleccionistas

Cambiar pesetas a euros – Última oportunidad

El Banco de España ha puesto como fecha límite para cambiar pesetas el último día de este año, por lo que hasta el 31 de diciembre de 2020, todas aquellas personas que tengan pesetas en su poder y deseen canjearlas por euros, podrán acudir a la institución para este propósito.

No obstante, en la entidad han notado que existe mucha pasividad por parte de los españoles para esto, ya que hasta mediados de 2020 conservaban en forma de pesetas el equivalente a 1.604 millones de euros y en mayo, el canje realizado fue apenas por el orden de un millón de euros. Incluso, tomando en cuenta el intercambio entre los ciudadanos y el Banco de España realizado el año pasado, la suma de lo canjeado hasta mayo de 2020 alcanza los 10,6 millones de euros.

Es necesario destacar, que el Banco de España estima que de estos 1.604 millones de euros en pesetas, existen 790 millones en piezas metálicas y otros 814 millones en papel moneda. Además, considera que un 45% de las pesetas que aún no se han devuelto, jamás serán canjeadas, ya sea porque representan un valor a nivel sentimental o de coleccionismo para sus dueños, porque se extraviaron o se encuentra fuera de la nación, o bien porque son piezas muy deterioradas. Hay que recordar que el Banco de España solo aceptará billetes que conserven por lo menos el 50% de su superficie.

¿Por qué muy pocas pesetas se han cambiado en 18 años de vigencia del euro?

A pesar que el euro tiene 18 años en circulación en España, los españoles han estado reacios a cambiar sus pesetas a través del Banco de España por la divisa europea, lo que obedece a que dependiendo de la fecha de creación de las piezas que hayan conservado, podrían conseguir por las mismas hasta 30000 euros en subastas por Internet, alternativa que puede resultar más atractiva desde el punto de vista económico.

¿Cuáles son las pesetas que mejor valoradas están en el mercado?

Las pesetas más cotizadas en el mercado son aquellas que tienen cierta antigüedad, como por ejemplo una moneda de 5 pesetas de 1949 que se subastó en 36.000 euros o las monedas de 2,50 pesetas que pueden ser vendidas por 10.000 euros, así como una moneda de 5 pesetas de 1957, que se venden hasta por 700 euros al igual que las piezas metálicas de 2,5 pesetas emitidas correspondientes a la edición de 1953, valoradas hasta por 1.100 euros.

Además, se puede tomar en cuenta a la moneda de 1 peseta de 1947 que fueron las primeras piezas de este tipo fabricadas con la efigie de Francisco Franco y que se comercializan por un mínimo de 200 euros y un máximo de 1.400 euros, así como las monedas de una peseta de 1944 que se consiguen hasta por 354 euros (según lo bien conservadas que estén).

Para los amantes del fútbol, las monedas de 5 pesetas de 1975 con motivos alegóricos al Mundial de 1982 en su reverso, siendo las mejor valoradas aquellas que tienen un fallo con el que la fecha “1975” es remarcada. Su precio es de 400 euros como máximo. Las monedas de 100 pesetas de 1983 pueden ser vendidas hasta por 55 euros y las piezas de 1 peseta de 1937 (conocida como “peseta de las uvas”), es posible adquirirla hasta por 10 euros.

imagen de las últimas pesetas modernas de curso legal

Esto es una muestra de lo que pueden costar determinadas piezas monetarias de colección, en el mercado numismático español, lo que dependerá de su estado de conservación y su escasez, por lo que no son muchos los que estén dispuestos a adquirir cualquiera de estas piezas.

Para salir de apremios económicos, el Banco de España es una opción

Pero si existe una necesidad económica muy alta, aún está disponible la alternativa del Banco de España, que tiene dispuestas para este fin a sus 15 sucursales en la geografía española, por lo que los ciudadanos interesados pueden acudir a estas dependencias entre las 8:30 y las 14:00 horas. Eso sí, la tasa de cambio que aplicarán es de 166,386 pesetas por euro, sin considerar el estado de la moneda o billete a canjear, así como su antigüedad.

Claro está, si la pieza está sumamente deteriorada puede ser rechazada por el Banco de España, ya que los billetes deben tener de manera presentable a la mitad de la superficie y las monedas, no deben presentar alteración alguna por procesos metálicos o industriales.

En fin, el venidero 1° de enero de 2021, se cumplirán 19 años de la entrada en circulación del euro, tomando en cuenta que en los primeros tres meses del uso de la divisa europea, se siguió usando la peseta y se esperaba para el 30 de junio de 2002 haber recogido a todas las piezas de la antigua moneda, solo que aún quedan en el mercado el equivalente a más de 1.500 millones de euros y para el año que viene, la peseta será otro recuerdo de la historia contemporánea española.

Deja un comentario